Responsabilidad ambiental, más que el reciclaje

22 julio, 2021

“A todos nos encantan los atractivos naturales, los parques, las playas azules y los bosques verdes, pero pocos realmente asumimos nuestra responsabilidad ambiental.”

La gran cantidad de residuos es uno de los más grandes problemas a los que se enfrentan las sociedades modernas, el tiempo que tardan en generarse toneladas de desperdicio es menor que el tiempo que tarda su gestión para reducir su impacto en el medio ambiente, todo esto es un reto que requiere la implicación de cada uno de nosotros.  Los gobiernos, empresas, organizaciones sociales, consumidores y usuarios, debemos asumir nuestra responsabilidad en ese asunto.

¿Es el reciclaje el comienzo?

Instituciones de nivel internacional, como lo son el Ministerio de Ambiente y Espacio Público y Greenpeace afirman que, el reciclaje es una medida que culmina en beneficios ambientales, económicos y sociales. El reciclaje como herramienta social satisface a las personas, calma la conciencia ecologista de la sociedad. Pero, irónicamente, una herramienta que hoy en día ha sido elevada a un nivel tal que se habla de “cultura del reciclaje”, puede no ser tan benéfica como parece. Su aplicación en todos los entornos en los que nos desenvolvemos hace que el activismo considere al reciclaje como la herramienta ambiental por excelencia.

El reciclaje es una solución de la etapa final de un proceso, es decir, primero se causa el problema (el desecho), y luego se gasta una cantidad costosa de materia y energía para resolverlo; además, no está exento de causar más y mayores impactos ambientales. El reciclaje no es preventivo sino curativo, y de allí la necesidad de que sea mirado como lo que es: una herramienta, que necesita de otras más y de contextos específicos para contribuir realmente al desarrollo sostenible.

¿Qué hacer para convertirnos en consumidores responsables?

El conocimiento se convierte en la mejor estrategia para ejercer al máximo las prácticas de reciclaje:

  • Optar por el uso de nuevos materiales ecofriendly como insumos para productos finales y la introducción de opciones biodegradables a nuestro consumo diario
  • Una correcta separación de residuos orgánicos, plástico, papel, vidrio,
  • El tratado correcto de materiales de alto impacto ambiental como pilas, restos de autos o maquinaria y basura electrónica son la base para el desarrollo de una cultura del reciclaje.

La responsabilidad ambiental la construimos todos, detengámonos dos segundos a crear una valoración positiva o negativa antes de adquirir un producto y antes de desechar sus residuos, preguntémonos si le estamos haciendo de la manera adecuada y si no ¿Qué sería lo correcto?

Seamos consumidores ecológicos, seamos empresas ecológicas.

MANTENTE ATENTO A NUESTRO BLOG, nuevos contenidos próximamente.

Compárterlo:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a nuestro Blog