Ergonomía laboral

Mejora tu postura

Nos pasamos muchas horas en el trabajo, ya sea de pie o sentados. Así que es importante adoptar posturas que no nos acarreen problemas a la larga. Se pierden muchas horas de trabajo anuales por dolencias posturales, la más comunes son las derivadas de la columna vertebral. Por esa razón, se debería orientar a los trabajadores y detectar aquellas personas que lo sufren y ayudar a poner remedio.

Al trabajar sentado frente a un ordenador, al final de la jornada se suele terminar con dolor de cuello y de espalda, por una postura que nos resulta cómoda para trabajar, pero que a la larga está haciendo mella en tu columna vertebral.

Lo primero es asegurarse que el asiento tenga respaldo, para evitar tensión innecesaria en la espalda. Es importante tomar en cuenta la distancia entre el teclado y el ratón, tener el monitor lo más recto posible, para evitar giros de cabeza innecesarios. La altura del monitor tiene que quedarnos a la altura de los ojos, con la espalda recta, recostada en el respaldo y los pies firmemente apoyados. Sería recomendable hacer lo mismo en casa mientras estamos con el ordenador, la tablet o la consola, para evitar futuros problemas.

Para evitar estos dolores de espalda pueden seguirse una serie de consejos prácticos de ergonomía que nos harán ganar calidad de vida. Como ejemplo:

  • Observar una dieta sana y vigila tu sobrepeso
  • Levantarse o agacharse usando las rodillas, no doblar el cuerpo por los riñones.
  • Antes de realizar cualquier actividad física, realizar ejercicios de calentamiento.
  • Usar calzado cómodo con tacones bajos
  • Dormir en un colchón de firmeza
  • Tomar el sol directamente en la espalda.

Existen otros factores de riesgo para nuestra salud, que tenemos que tener muy presentes, como es la iluminación en nuestro puesto de trabajo, ya que una iluminación inadecuada puede ocasionar fatiga visual, fatiga mental, cefaleas, vértigos…etc.
Una iluminación adecuada te ayuda a ser más productivo, a concentrarte con mayor facilidad y evita el padecer dolores de cabeza, cuello o espalda. Dependiendo de las actividades que se lleven a cabo, es necesario ajustar la intensidad de la iluminación para un mayor rendimiento.

Lo importante es ser consciente de mejorar tu posición en el trabajo para paliar problemas futuros, si quieres saber más y cómo prevenir riesgos en tu empresa, descubre nuestros cursos de Prevención de Riesgos Laborales.



*queremos ofrecerte lo mejor en tu viaje al aprendizaje*

CONTACTA CON NOSOTROS